Los premios de cine son asín

La edición de los Goya de este año nos dejó un momento brillante que superó con creces cualquier intento de Eva Hache por resultar graciosa: el monólogo de Santiago Segura. En la línea del puteo con mala leche del que hace gala Ricky Gervais en sus intervenciones en los Globo de Oro, el amiguete lanzó dardos a todo quisqui, desde las pataletas del intocable Almodóvar hasta el espaldarazo de la noble institución del cine español a su película (que aunque tenga tela, bien es cierto que existen las suficientes categorías como para no hacerle este feo). Aunque realmente a Segura se la debe soplar bastante con lo recaudado en taquilla, y ayer soltó un puñado de verdades con gracejo y acierto. Destaco dos de ellas, la primera sobre la invitación de estrellas internacionales, donde los responsables de la ceremonia siempre pierden el culo para tener sentados en la butacas a grandes intérpretes de la industria cinematográfica extranjera para que luego se vayan de vacío:

“Sé cómo votamos los académicos. No científicamente, cogemos la papeleta, hay uno que me cae bien, otro que me cae mal. Odios, rencillas, amistades, lógicamente. Por eso te digo, Salma [Hayek], no te preocupes, no pasa nada, esto lo hacemos mucho, tenemos manía votando. Cuando hay una estrella internacional en una película nuestra, le nominamos siempre…pero para que vengan y den glamour, luego se van con una mano detrás y otra delante. No pasa nada, esto le ha pasado a Nicole Kidman, Ryan Reinolds, Viggo Mortensen, muchos.”

Y por otra parte, lo que al final resultó profético es el sistema de los ‘académicos’ para votar en la categoría de Mejor Actor de este año. Que, sin restar mérito a la actuación de Coronado (aun tengo pendiente su visionado), seguramente la apreciación de Segura no anda demasiado desencaminada…

“Como os decía, votamos de esta forma peculiar, somos así de cachondos… Mejor actor, este año. Coge la papeleta…a ver quién está, Daniel Brühl. Pf, este chaval es muy joven, tiene la vida por delante, nah, éste fuera. Además, fui un día a un estreno y no me saludó, me miró mal, raro. Luís Tosar. Luís Tosar, este tío es buenísimo, es un actor cojonudo, que tiene dos Goyas. ¿Dos? ¡Tres Goyas! Nah, este ya tiene muchos. Que le den. Entonces, ¿qué te queda? José Coronado y Antonio Banderas. (…) Los académicos ven a Antonio Banderas. Antonio Banderas: uno de los tíos más majos del cine español, es embajador de nuestro cine, ¿cómo es posible que Antonio no tenga ningún Goya? Claro, no tiene un Goya…pero tiene un chalé que te cagas en Marbella… y una mansión en Los Ángeles. ¡Y está casado con Melanie Griffith! ¡Y cobra por película más que todos nosotros! Que le jodan. Entonces te queda… Coronado. Es que es así, no es matemático, pero somos así de cachondos, los académicos, como españoles que somos.”

[Vídeo del monólogo de Santiago Segura en la Gala de los Goya 2012]

Pero bueno, esto no se limita sólo a España como dice el amiguete. A la hora de premiar cine hay una serie de tabúes que se cumplen a rajatabla, salvo en casos excepcionales como el de ayer con Arrugas llevándose el premio a mejor guión adaptado (¡un cómic! ¡A una película de animación!). En Tropic Thunder (2008) de Ben Stiller, el actor del método Kirk Lazarus se lamenta la suerte de su compañero al haber interpretado el papel de ‘retrasado total’, algo imposible para ganar un Óscar:

A ver… Dustin Hoffman, “Rayman”, cara y pinta de retrasado, pero no lo era. Hacía trampas a las cartas, autista sí. Retrasado no. Luego está Tom Hanks, “Forrest Gum”, lento sí, torpe tal vez, con aparatos en las piernas, pero camelarse a Nixon y ganar un campeonato de ping pong no es de retrasado. Peter Sellers, “Bienvenido Mr. Chance”, infantil sí, retrasado no. El tuyo era retrasado total macho. Eso es lo peor. ¿No te lo crees? Pregúntaselo a Sean Penn, “Yo soy Sam” ¿te acuerdas? retrasado total… y se fue de vacío.”

Y finalmente otro dardo envenenado que viene del grandioso Ricky Gervais, en su serie Extras donde algunas grandes estrellas se prestan para ser caricaturizadas y soltar grandes puyas a la industria del cine y su hipocresía…que en este caso se observará cómo la realidad supera a la ficción. Con todos ustedes, Kate Winslet, en el 01×03:

“- Señorita Winslet, me gustaría añadir que creo que está realizando una labor encomiable. Usar su fama para mantener vivo el mensaje sobre el Holocausto.

- Dios, no lo estoy haciendo por eso. No creo que necesitemos más películas sobre el Holocausto, ¿verdad? O sea, ¿cuántas ha habido? Lo entendemos, fue triste, sigamos adelante. No, lo hago porque me di cuenta de que si haces una película sobre el Holocausto, ganas un Óscar seguro. Me han nominado cuatro veces, nunca gané. Y todo el mundo va diciendo: ‘¿por qué la Winslet no ha ganado ni uno?’ (…) Por eso es que lo estoy haciendo. La puta ‘lista de Schindler’, ‘El pianista’. Los Óscars les salen por el culo”

Pues va a ser que sí

Ahora recordad o consultad al señor IMDb en qué película ganó la señorita Kate el único Óscar que tiene hasta la fecha. Los premios de cine son asín.

About these ads

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: