Menudo ‘Frauddy’

Hace varios días me encontraba en el punto de quedada universal da Coruña (el Obelisco), cuando de repente me topo con que este está todo embalado y con la base en una caja de cartón. “Vaya”- pensé para mis adentros – “otra reforma más”. Sin embargo, me fijé en un cartelito que ponía “Mudanza del Obelisco porque al dueño de la ciudad no le molaFreddy”. Iluso de mí, pensaba que se trataba de un pseudoBansky que quería irse de guay, pero nada más lejos, en esta ciudad falta alguien con coco y cojones que sea capaz de realizar algo inteligente y provocativo.

Ese mismo día noté que había por los contenedores de basura e incluso por los buses más referencias a este tal Freddy. Ya con un odio visceral, no pude reprimir mis ganas de endosarle una patada al contenedor de la basura. Al llegar a casa, cuando R dispuso a bien concederme conexión Internet (creo que es cada vez que hay luna nueva o algo así), contemplé un vídeo de presentación del tal Freddy. Ya no había duda: se trataba de una campaña viral basada en un personaje que afirmaba que la ciudad era suya y a partir de ahora se encargaría de hacer lo que le viniera en gana.

Por sutiles pero reveladores detalles, poco a poco se veía venir por donde iban los tiros: “Cuando el chucho plante el pino lo recoges”, “Tengo 8.500 contenedores, ni uno más ni uno menos” o “Tes dúas opcións: reciclar ou reciclar”. Incisos varios, un koruño koruño (que es la imagen que intentaban dar los artífices de la campaña a su cara visible) no dice ‘chucho’, si no ‘chukel’ (como bien apuntaba Quique y su compañero Adri) y ya el acabóse es cuando un koruño habla en gallego: correcto pero no verosímil.

Por tanto, El Freddy se revela como una campaña de civismo, de cuidemos nuestras calles, we are the world, we are Coruña, aunque yo más bien lo veo como una campaña de cinismo. Señor Losada, aunque supongo que la brillante idea no sea suya, como alcalde de la ciudad es el máximo responsable al autorizarla y le voy a dar tres razones de lo equivocado de su puesta en marcha:

1- No es el mejor momento para esta campaña. Sumidos en la crisis, ya ni me preocupa la pasta que se pudieron gastar para crear controversia y expectación (aunque creo que a muchos conciudadanos se la trae ampliamente floja el asunto). Hay otras necesidades bastantes más importantes antes de esto, si la ciudad fuese de puta madre con bonanza económica, bienvenido sea, pero ahora no, gracias. Mal, muy mal.

2- Dar una imagen simpática del prototipo Koruño. Olé los cojones a quien puso un personaje como El Freddy como protagonista de toda esta muvi, neno. ¿Quieren hacerlo simpaticote poniendo al cliché de koruño malote y dotarlo de civismo y respeto por el mobiliario urbano? ¡Pongamos también a Pedobear como estandarte en la lucha contra la pederastia! Señor Losada, le invito a que se de una vuelta por los Jardines de Méndez Núñez un sábado a las dos de la madrugada después de salir del cine, a ver si tiene lo que hay que tener y le hace tanta gracia el Freddy. Le juro que fui el otro día y pensaba que me encontraba en el universo postapocalíptico de Mad Max, con violentos adolescentes en estado etílico (violentos y faltones, que una cosa es un grupo borracho y otra cosa son varias jaurías faltonas pasadas de rosca con gana de gresca).

Mi brillante ecuación

3- Actuar en unas zonas determinadas de la ciudad, no en todas. Venga, Freddy, ¿la ciudad es tuya, no? Vete a Penamoa, que allí todos estarán deseosos de ver tu maravillosa campaña viral. “Achanta la chabola de ahí, neno”, un cartelito que quedaría perfecto, además ahora con los ánimos caldeados que tienen por allí ahora mismo.

Seguro que existen otras maneras mucho más efectivas de hacer respetar el mobiliario urbano (ni se las pienso dar ni se me ocurren, no me pagan ni es de mi incumbencia), o sea que la próxima vez que decida ejecutar campañas de este tipo piénseselo dos veces. Si por una cosa del destino llegar a leer esto, no se lo tome como un ataque personal, sino como una crítica constructiva: en este ciudad tiene cosas muy buenas (el servicio de bicicletas, Feria del Cómic), pero otras que deberían estar más que reparadas… Y a mí no me mola que El Freddy sea el dueño de Coruña.

7 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s