(S8) 2º Mostra de Cinema Periférico

El cine es de los encierros voluntarios más placenteros que existen, en los que la pantalla se torna en celda que mantiene presa tu mirada. Cierto es que te puedes permitir pequeñas fugas, pero normalmente esta prisión está rodeada de oscuridad, cual mar bravo cerca Alcatraz, y cualquier huida resulta en vano. Curioso, porque con el cine nos encerramos para escaparnos, porque nos gustan las ficciones, olvidar nuestra existencia para centrarnos en la de otros. Y si no es con el cine, las series ahora mismo nos tienen absor(bidos/tos). Si no nos escapamos de una Isla lo intentamos de una prisión, o nos metemos en el mundo de manufactura de drogas o las dificultades de una funeraria o de una nave espacial intergaláctica. Así cualquiera se resiste a cumplir pena de prisión.

El año pasado no me cuadró asistir al (S8) Mostra de Cinema Periférico, porque me encontraba estudiando en Santiago. Pero no niego que si estuviese por Coruña me daría pereza por la lejanía del evento y porque tiene un trasfondo de videoarte y cine experimental que a mí, talibán palomitero con reservas, me echa bastante para atrás. Sin embargo, este año dos razones me empujaron a acudir: la primera, la proyección en el Teatro Colón de la versión restaurada de Metrópolis de Fritz Lang con música de orquesta en directo, lo que fue una auténtica gozada. Y la segunda, la recomendación que me había hecho Cibrán hace tiempo de los cortos de Peque Varela, incluidos en este programa.

Salvo la película de Metrópolis, todo el programa de desarrolla dentro de la antigua y abandonada Prisión de Coruña, lo que supone un atractivo extra: además de acudir por los eventos, puedes observar cómo es una cárcel por dentro (su sala de cacheo, las celdas de los presos, de interrogatorio), con distintas pantallas en las estancias que muestran cortos de Escuelas de Imagen y Sonido o trabajos de La Casa Encendida. Otro rincón con encanto es una sala de exposiciones de fotografía totalmente a oscuras, para la que tienes que entrar con una linterna mientras un altavoz pone una atmósfera sonora tenebrosa con la que, si eres muy macho, no te impresiona. Pero casi.

Y para no extenderme más, voy a finalizar con lo que para mí fue la sorpresa de la Mostra. Una vez entras en la cúpula central, los pasillos laterales te llevan a las respectivas salas de proyección. Pero si sigues hacia adelante, te encontrarás con unas rejas en las que se encuentra el cartelón ‘¡Atención, Spoilers!’. Una vez entras en la sala, te encuentras con tres pantallas, dos laterales y una central, y un banco que se puede convertir en una tortura o una interesante experiencia dependiendo de las obras que tengas visto. Los momentos culminantes/reveladores de Inception, Lost, Shutter Island, Prision Break, Dexter, 2012, 127 Hours, Buried, Seven, El club de la lucha, El Bosque, Los Otros, El sexto sentido, Sospechosos Habituales –hasta llegar a más de 30 títulos-… arrancados del resto de la película y servidos en frío y del tirón para el espectador. Un apabullante zapping capaz de arruinar la vida a los antispoilers que todavía tienen mucho por ver. Y aun encima, antes de entrar en la sala varias tarjetas con imágenes de las películas cuentan en su reverso con un resumen lapidario spoileador de turno, por si quieres fastidiar a la gente que no se moleste en ir hasta allá.

A aquellos que estén el fin de semana por Coruña, les animo a que se acerquen por allá. Un plan cuanto menos interesante y original. Pincha aquí para ver la programación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s