EXCLUSIVA: LA INMORTALIDAD DE FRAGA

The Man

Como joven desempleado que soy, me encuentro abocado al consumo desmesurado de ocio a través de distintos soportes. Entre los distintos productos culturales de los que he disfrutado últimamente, todavía me encuentro estancado (pero inmerso) en la lectura de “Caballo de Troya” de J.J. Benítez. Las alegres andanzas de este reportero me han transmitido una pasión desbocada por lo paranormal y el pseudoperiodismo de investigación. No voy a relatar aquí profusamente todo lo que he vivido esta última semana (como lo haría J.J. Benítez, que te cuenta como con una maestría increíble es capaz de despistar a unos agentes del FBI cuando realmente se trata de dos oficinistas despreocupados), pero quiero que seáis partícipes de la información confidencial que he descubierto recientemente. Sé que corro un riesgo terrible de que este blog sea eliminado e incluso mi propia persona, pero no podrán callarme. Fuck the police.

Todo comenzó el pasado martes, en A Baña. Me encontraba yo felizmente paseando a Pepa, la perrapatada que tienen mis abuelos, cuando mi amigo I.P. me propuso visitar junto con su novia Santiago de Compostela. Sin nada mejor que hacer, dejé a Pepa seguir con su vida y me embarqué rumbo a la capital galaica.

Una vez en Santiago, le enseñamos a I.M. los sitios emblemáticos que cualquier turista debería ver: la Facultad de Ciencias da Comunicación, las tiendas con souvenirs, la tienda de golosinas Pecados y, como no, la Catedral de Santiago de Compostela. Una vez dentro, mezclado en el tumulto me fijé en un enigmático hombre que marchaba apresuradamente con un maletín negro. Sin nada mejor que hacer, dejé a I.P. y a I.M. seguir con sus vidas y me embarqué rumbo a la aventura.

Escondido sigilosamente, observé cómo en un cuarto vacío de la catedral se adentraba el misterioso personaje. Sin embargo, cuando pensaba que mi astuto escondite detrás de una cortina aterciopelada era infalible, el individuo advirtió mis pies y sacó una pistola preparado para fulminarme. Con una increíble pirueta mortal digna de un Power Ranger, salté por encima de su figura para caer elegantemente sobre la moqueta, hacerle una temible llave de Brazilian Jiu-jitsu aprendida en un viaje trascendental por las Termas ourensanas y dejarlo fuera de combate. Ni corto ni perezoso le arrebaté el maletín y me marché pitando.

Una vez más relajado con mi Smöoy mini de nata en el reformado Iacobus, decidí abrir el maletín. Cuando leí los informes que contenía, cagué patatillas. Porque aquí viene lo que me pondrá en un aprieto, una exclusiva mundial que explica y encaja muchas de las alocadas circunstancias que pueblan este mundo de botarates y locos. Los documentos contenían información que hacía referencia al delicado estado de salud de el expresidente de la Xunta, Don Manuel Fraga Iribarne. ¿Recordáis que hace unas semanas surgieron por las redes sociales los rumores de que se encontraba en coma y la TVG bloqueaba el acceso a esta información? Finalmente, sacaron a Fraga a misa días más tarde para demostrar que se trataba de un bulo. Pero no. Porque otro acontecimiento sucedido tiempo antes explica esta acontecimiento: el robo del Códice Calixtino.

La Guía Campsa del Medievo

“¿Qué coño tendrá que ver el Códice Calixtino con el falso coma de Fraga?” os preguntaréis. Pues mucho, porque, amigos míos, agárrense que aquí vienen curvas…EL CÓDICE CALIXTINO ES UN HORROCRUX DE MANUEL FRAGA. Todo forma parte de un complot masónico que intenta acabar con una de las figuras más influyentes de la política española del siglo XX. Para aquellos que no lo sepan, un Horrocrux es según la Harry Potter Wiki: “un objeto muy poderoso en el que un mago o bruja oscuro ha ocultado un fragmento de su alma con el propósito de alcanzar la inmortalidad”. Impactado me quedé ante la magnitud de esta información, sobre todo porque revelaba otros dos horrocruxes: uno se encuentra en el Brazo Incorrupto de Santa Teresa, cuyo propietario era Francisco Franco y el otro en el bulto de cierto presidente del fútbol español…

Imagen capturada en Riazor.org

Por tanto, el Códice Calixtino además de robado, se encuentra destruido. Fraga no pudo evitar sentir su salud debilitada, pero todavía con vida como para desmentir todo tipo de rumores tremebundos. No pretendo investigar el paradero del resto de horrocruxes, y creo que con los datos revelados en este blog me he metido en un auténtico aprieto. Sólo quiero decir que aquellos soñadores como J.J. Benítez que sienten que deben desvelar aquellos misterios y conspiraciones que el sistema quiere callar, no dejen de soñar.

Anuncios

One comment

  1. XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD deja de pensar en el doctorado y dale caña a esta investigación que tiene mucha chicha de la fresca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s