Mangiare a Rimini o: How I Learned to Stop Worrying and Eat Like a Pig

Muchas son las cosas que mi piacciono de Italia, entre ellas un argumento de peso: su gastronomía, su deliciosa gastronomía. Visites la ciudad que visites en la Península Itálica, siempre te vas a llevar un grato recuerdo de su comida. Ahora inmerso en la cultura italiana, incluso una ciudad turística como Rímini tiene una rica variedad en su menú lo suficientemente apetitosa como para acabar cebadísimo si no tienes control en tu dieta diaria. A continuación comentaré un poquino sobre las delicias culinarias que he podido saborear estos días:

È buona!

Piadina Romagnola

A medio camino entre un taco y un bocadillo, la piadina romagnola es una de las especialidades gastronómicas que te puedes encontrar en Rímini. Consiste en una especie de pan de crêpe o filloa (dura y sin toque dulce), que se suele tomar en caliente con los complementos que tú más desees: jamón cocido o serrano, champiñones, mozzarella, rúcula, mortadela… Hay muchos lugares donde la puedes probar, normalmente sabe de maravilla, ñam!


Mamma mia, che calzone!

Pizza

Un clásico que no puede faltar y aunque suene a gilipollitas es cierto: las pizzas saben mejor en Italia. Claro, si sabes elegir bien, evidentemente en la zona turística hay establecimientos en los que incluso Pizza Móvil les da mil vueltas; pero en cuanto encuentras la pizzería mágica a la que sabes que acudirás con frecuencia, lo gozas bien. De momento he disfrutado más de la calzone, pero tiempo al tiempo. Si il Borgo Antico tiene tarjeta de socio, ya voy rellenando la ficha de inscripción.

Dolce e felice

Gelato

Otro clásico. Y otra verdad: los helados saben mejor en Italia. En una de las esquinas que dan a la Piazza Cavour, se encuentra una heladería que sorprende porque tienen polos caseros con corteza almendrada de chocolate blanco o fresa y un relleno cremoso muy rico. Aunque en honor a la verdad, me ha robado il cuore el cucurucho con helado de fior di latte, una pura gozada. Fuck the Smöoy! Y eso, todavía queda por mangiare otros sabores…

Y esto es sólo una aproximación...

Y esto es sólo una aproximación…

Il Aperitivo

Probablemente, la clave cocha más interesante de la ciudad, sobre todo para devoradores insaciables extranjeros. Esto funciona así: de 18.30 a 20.30 te vas a la terracita de la zona de las tabernas de Rímini, te pides tu consumición correspondiente y después entras en el establecimiento a llenarte una bandeja del buffet que se tienen montado. Algunos son más caros, otros son más cutres, pero después de probar las exquisiteces que sirven en  La bottega della Creperia, les tiemblan las piernas cada vez que nos sentamos por allí, preparados para saquear sus raciones como si fuesémos bárbaros galopando en medio del Imperio Romano.

Noi siamo Clever!

Comida de universitarios

Y entre esta mi selecta dieta que me está creando un tipazo Leonardo, no va a todo ser comer fuera, que los dineros no llegan. Para subsistir, il mio compagno d’appartamento e io estamos abonados a las ofertas del señor Clever (la marca blanca del Billa, el supermercado más cercano), a los productos de Conad y l’euro felice del Coop. La sabiduría de Mindo en las recetas brindan exquisitos platos que van desde el Piselli al prosciutto hasta todo tipo de pasta, pasando por la pizza precongelada o una señora tortilla de patatas que bien buena está, se nota que es Mindus. La morriña hace que echemos de menos los platos de nuestra tierra, pero de momento y como ya veis, mangiare beníssimo a Rimini è facile!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s