Erice está detrás de un membrillero

Arte, arte everywhere

Antes de comenzar a desbarrar sobre el emblemático film de Víctor Erice El sol del membrillo (1992), ofreceré tres datos reveladores para aquellos que no lo conozcan. Documental, dos horas, español. Si todavía queda algún palomitero talibán leyendo estas líneas, que se una al resto de gente. Porque con esta película me he llevado una grata sorpresa. Me esperaba un documental pausado y por tanto aburrido, sobre el proceso de creación de un cuadro en el que un artista, Antonio López García, pinta un membrillero del jardín de su casa. Y aunque en principio es cierto que el film es pausado, resulta muy interesante. Concretamente, en mi cabeza me iba quedando con pequeños detalles que iban sucediendo y me iba montando una (con)fabulación que me resultaba bastante graciosa. Probablemente no tenga nada que ver con los hechos reales, pero dejad que cuente mi visión del documental.

Víctor Erice le propone al artista Antonio López una película sobre el proceso de creación de uno de sus cuadros. Antonio López, como artista que es y el gran ego que suelen calzar en esa profesión, acepta encantado. Se ve inmortalizado más allá de su extensa obra, recordado por generaciones futuras por su talento y por ser el protagonista absoluto de SU película. Para los papeles secundarios, su familia y un par de incautos a los que logra convencer. Su familia, mujer e hijos, se muestran incómodos en pantalla, con esa falta de naturalidad que tanto me conozco. Se nota que interpretan un papel, y más cuando conversan con el patriarca de la familia, con torpeza, indecisión y miedo a defraudar al artista. Porque Antonio López será buena persona, pero en pantalla se nota que ‘papito manda‘ y no le hace mucha gracia que le toquen los cojones.

El ejemplo más revelador es cuando se encuentra con su entrañable amigo Enrique, que tiene un cacao en la cabeza que no puede con él, cuestionado y dominado por Antonio. En su primer encuentro, Enrique medio en broma, medio por impulso, toca uno de los membrillos del árbol que se encuentra dibujando. Antonio responde con un escueto “N-no, no los cojas mucho“, cuando realmente por dentro se está cagando en la madre que lo parió y con ganas de reventarle la cara. Enrique retrocede y se justifica como puede, mientras Antonio le responde con lacónicos “ya“, ““. “Ya te enterarás, ya“, seguramente pensase Antonio mientras maquina la venganza.

“Te la estás ganando, Enriquito…”

Otro momento antológico es en el que la pareja asiática conversa con Antonio sobre su obra y los métodos que emplea el artista. Y para que a un asiático le parezcan extravagantes tus manías y sistemas de trabajo, apaga y vámonos. En ciertos puntos de la conversación, Antonio tiene esa mirada que tanto le dedica a Enrique, de superioridad, incomprensión y mala hostia. No le hace gracia que la chinita que tanto le pregunta y cuestiona su método, y aunque no le entienda porque necesita la traducción de su pareja, mientras ella intenta explicarse, Antonio le saca el mechero para el pitillo y así cortarle el rollo. Segundo gran momento de ‘no me toques los cojones’.

“Hala, hala, a fumar”

Y nada, finalmente, Antonio hacia la conclusión del documental seguramente piense “al final, hacer una película tal vez no haya sido tan buena idea“. Porque las inclemencias meteorológicas, el membrillero que se va marchitando y demás circunstancias hacen que el film no se recuerde por el bonito cuadro que ha creado. Antonio López ha sido desplazado por el recuerdo del membrillero, del propio documental… ¡incluso como pintura es más bonito lo que hace su mujer! ¡Y son tan o más memorables los obreros extranjeros de las obras de su casa! En definitiva, estas historias que me he montado en la cabeza no son más que tonterías, pero siguen alimentando el recuerdo de un documental muy interesante de la historia del cine español. Y del pobre Antonio López, que tal vez no tenga tan mala hostia como lo vi a través de Erice.

“Si es que me meto en unos fregaos…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s