Stay out of my territory

WALT

 

Mi affair con Breaking Bad empezó durante el verano de 2009, donde me empecé a meter por vena las dos primeras y fugaces temporadas. Desde entonces comenzó un flechazo que pocas series sin finalizar me habían dado, como lo fueron Lost (tema de comentar aparte), Dexter (en su día, antes de comenzase a languidecer) y alguna otra que no me viene a la mente. Comparado con las otras dos, de las que esperaba un final megaépico que la primera no fue capaz de ofrecer y la segunda va camino de lo mismo, tengo fe ciega en que la conclusión del descenso a los infiernos del señor White esté a la altura. Acabe como acabe.

Por el momento, toca meterse la primera ración. Y dejar que el hype de colegialas locas siga contaminando el ambiente para el sufrimiento de los gourmets puristas de series y el disfrute de obsesivos seriéfilos.

Y es que… “¿te gustaría vivir en un mundo sin Coca-Cola?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s