Ilustrando el deportivismo

Ilustrando el Deportivismo

Tras años de sinsentido de blog, siendo más cajón desastre que cajón de sastre, voy a intentar darle un poco de orden; aunque por aquí asomen solamente algunos curiosos, pero para que sirva de diario personal abierto al mundo.

Si alguien se ve bien cargado de procrastinación, cualquiera que se aventure a curiosear por las secciones de este blog podrá comprobar mi batiburrillo temático: artículos sobre viajes, reseñas de cine o videojuegos, curiosidades deportivas, coñas sobre memes… Este blog nació sin pretensiones desde el primer día y bajo esta premisa se ha ido convirtiendo en una libreta llena de ocurrencias bizarras más que en un blog personal al uso con una temática bien definida.

A estas alturas de la película, no pretendo ni potenciar mi marca personal ni que este blog tenga un posicionamiento web claro. Lo fácil sería darle carpetazo y fulminarlo para siempre, pero creo que entre tanta broza hay algún contenido de valor (el tutorial sobre el París-Dakar en Santiago es de lo más visitado semana tras semana) y me gustaría continuar por esta senda. Este año intentaré realizar una publicación mensual sobre algún hito personal o la pedrada que me inquiete ese momento. Y este mes lo que me inquieta es el Deportivismo, así, con mayúscula.

Un poquito de contexto deportivista

Quien me conozca de hace tiempo, sabe que mi pasión por el fútbol el Dépor es reciente. Muy reciente. Demasiado reciente. Hay una paradoja bastante dolorosa de reconocer, ya que durante los años más gloriosos que ha vivido el RC Deportivo de Coruña, me encontraba en el lugar y momento clave, y no participé para nada de la fiesta que celebraba continuamente la ciudad.

Salvo el día en el que el Dépor ganó la Liga y mi padre “obligó” a la familia a ver el partido en el salón de casa (sin bajar a Cuatro Caminos ni nada) y algunos encuentros puntuales de Champions y Liga con entradas regaladas, era 100% ajeno al furor deportivista. Y recalco lo de “encuentro puntual de Champions”, como si esto fuera otro día en la oficina: la ciudad iba sobrada y por aquel entonces no era consciente del grado de sobrerío. El contagio fuerte del virus blanquiazul en mi ser tiene un culpable: Pedro Díaz.

depor pedro

Desde que este mastodóntica amistad se cruzó en mi camino desde Proupín en 2006, empecé a asistir con más asiduidad al estadio, a presenciar los últimos coletazos de la maldición del Real Madrid en Riazor y, a vivir en primera persona un trágico suceso deportivista que marcó un punto de inflexión: el descenso del Dépor a Segunda División el 21 de mayo de 2011, tras dos décadas en la élite de la Liga Española.

A ‘Viñetas’ is Born

Desde entonces, algo se removió en mi interior, y dentro de mi inevitable relación con el fracaso, la frustración y el rechazo, sentí la llamada del deportivismo. La loca campaña de abonos de Lendoiro hizo el resto, y desde la temporada 2011/2012 hasta hoy, acudo religiosamente al templo blanquiazul como abonado (siempre que las circunstancias me lo permitan).

Pero no termina aquí mi relación con el Dépor: así como Pedro me empujó al estadio de Riazor, hizo doblete al empujarme a realizar La Viñeta Turka para Riazor.org desde 2011, el medio digital de referencia de la afición del Dépor, comandado por Víctor Losada.

riazor malte

Los inicios fueron un tanto difíciles, ya que a pesar de estar enrolado en la causa blanquiazul y tener experiencia a la hora de hacer viñetas de humor, no conocía las peculiaridades y sensibilidades de la afición. A base de ensayo y error, di conectado con el público y dependiendo de la inspiración y los resultados del equipo, algunas viñetas llegaron a tener bastante popularidad entre los usuarios de la web y más allá.

Más de 300 viñetas durante 10 años, seis temporadas contando con viñeta por jornada. Una colaboración con la que crecí a nivel creativo, por la constancia que implicaba una sección fija, y que permitió dar a conocer mi nombre en buena parte de la afición blanquiazul. Una sección de la que estoy orgulloso y que me permitió formar parte de un gran proyecto con mucha gente genial detrás que lo ha petado, lo peta y lo petará, tanto dentro como fuera de Riazor.org.

Pero -ay- no solo de afecto y de popularidad se vive. Intentamos alguna fórmula para dar viabilidad económica a mi sección y en 2016 decidí lanzarme a la piscina (para llevarme un buen planchazo). Pensando que lo tenía todo bien calculado, inicié un crowdfunding en Verkami para costear una publicación en papel de las viñetas difundidas por Riazor.org durante la temporada 2015/2016.

Echando la vista atrás, hay muchos factores que cambiaría de este experimento, tanto en la concepción inicial del producto como del desarrollo de la campaña, pero la verdad es que apenas recaudé la mitad del presupuesto fijado. Un baño de realidad que me hizo replantear mi trabajo gráfico para el deportivismo (aunque existan otros factores ajenos a la calidad de mi obra que explican este fracaso).

Lo de Deportivismo ilustrado

Años después del batacazo del crowdfunding, Alejandro Almau y servidor barajamos la posibilidad de vender sus maravillosas ilustraciones deportivistas con mis viñetas de risochas en el mercadillo de autoedición del Autobán de junio del 2019.

Ya habíamos participado conjuntamente en otros proyectos gráficos, como el fanzine Eres Tonto o en Nai dos Desterrados, junto con otros autores koruños… peeeero el trágico destino blanquiazul –one more time– quiso que una nueva derrota blanquiazul ungiese nuestro proyecto, ya que en la noche del San Juan de 2019, el Dépor se quedó a las puertas de ascender a Primera División frente al Mallorca.

En este contexto arrancamos Deportivismo ilustrado, con un puesto de venta en el Autobán. La cosa funcionó razonablemente bien, y además nuestra iniciativa llamó la atención de la prensa local. Tras un reportaje en Quincemil, nos animamos a lanzar una tienda online y una web.

bebeto

Mientras tanto, el Dépor vivió su peor racha histórica de resultados, contó con el paso de tres entrenadores distintos en el banquillo (regreso de Fernando Vázquez incluido), enlazó una de sus mejores rachas de victorias seguidas y recientemente está regresando a las andadas y quitándole la venda a los aficionados que ya soñaban con la promoción.

Y en estas estamos, con el corazón en un puño mirando la evolución del equipo y suspirando por el mejor de los finales. Por nuestra parte, seguimos sacando nuevos productos, montando exposiciones como la de ¡Todos convocados! en Malte y continuando con el proyecto hasta que se acabe la tinta (aunque el blanco y azul nunca falten).

DI_3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s