Rimini

Rimini Rimini: Un anno dopo

A estas alturas hace un año me encontraba veraneando como nunca en las playas de Rímini. No entraba en mis planes iniciales optar por una beca Leonardo de prácticas en el extranjero, pero una vez quemadas casi todas las naves académicas, no perdía nada en esta especie de espejismo laboral. La experiencia fue muy enriquecedora en múltiples aspectos, aunque en términos de currículum solamente supusiese un par de frases más en un trozo de papel que no dice demasiado de mí (aunque los de Recursos Humanos opinen lo contrario).

(más…)

Mangiare a Rimini 2: Dolce Vendetta

Ho capito, escribir dos entradas sobre comida en tres meses puede resultar excesivo, ma en questa ultima settimana a Rimini, vorrei dedicar un espacio a los pequeños grandes postres italianos. Aquellas pequeñas especialidades que no conocía tanto y que se han ganado un hueco tanto en mi estómago como en mi corazón… y es que madonna, questa roba è buona, e che buona!

(más…)

Buh.

Aínda sendo da rama das ciencias sociais, atrévome a tocar un tema do que seguramente meta a pata, però che mi sembra interesante. É curioso observar a reacción de elementos externos que se introducen nun hábitat alleo ó seu. Un caso claro que temos en Galicia é a introdución do eucalipto. Tirando dos meus amplos coñecementos apoiados na Wikipedia, podemos observar que a súa chegada á nosa terra produciuse en 1860 a través de Frai Rosendo Salvado, home que ademais de ostentar actualmente o nome dunha rúa en Santiago de Compostela, foi un misioneiro en Australia que enviou sementes á súa familia de Tui. As consecuencias son coñecidas popularmente, e coas condicións xeográficas e atmosféricas desta zona (moita humidade, clima costeiro) e polo interese na produción de cultivos forestais, Galicia rematou por ser eucaliptizada. Però, como comentaba il mio compagno di stanza, ter tanto eucalipto non é bo, porque chupa auga do resto da vexetación, deixa a terra feito un cristo para o cultivo doutras especies e logo tarda a vida en desaparecer.

Per chè -non capisco per chè, come dice Mou- scrivo tutta questa roba? Porque creo que podo ser portador doutra introdución foránea en Galicia. A medida que fun aprendendo italiano en Rimini, decateime dunha curiosa expresión común en todas estas xentes. Polo visto, non únicamente na Emilia-Romagna, senón que ata a punta da bota todos os italianos teñen este costume. Para expresar incerteza ou dúbida, moitas veces en lugar de soltar un “no lo so’” ou “è lo stesso“, da súa boca sae un “buh.” Coidado! A súa pronunciación é especial, non é un ‘buh’ ó uso sen máis, o son sae máis da gorxa… Difícil explicar este caso sen ter coñecementos de filoloxía, mais se non è vero, è ben trovato. E que pasa se a un galego, que non sabe se sube ou baixa (que por tópico que resulte non deixa de ser verdade), ten que escoitar questa parola no seu día a día? As condicións para a adaptación son mellores que as do eucalipto en Galicia. Inconscientemente non podo parar de dicir “buh.” como expresión comodín para decidir qué comer, a onde ir ou se me preguntan se prefiro tal cousa. E medo me da que persista esta manía ó meu regreso e se de Coruña e A Baña pode chegar a propagarse ata Tui, pechando o círculo que abriu Rosendo Salvado anos atrás…

…buh…

Las bicicletas son para la Leonardo

Allá en Coruña, soy un frustrado ciclista en ciudad. Si atendemos a la jerarquía vial, los peatones se encuentran en lo más alto porque campan a sus anchas por las aceras y los coches les ceden el paso cuando cruzan por la carretera. En el último escalón, en la escoria más absoluta se encuentran los ciclistas, que a pesar de contar con el servicio municipal de bicicletas, no tienen sitio por donde circular (aceras estrechas con peatones encabronados, carreteras también estrechas por coches aparcados en doble fila y otros tantos yendo fostiados). Si a esto le sumas que la orografía curuñesa tiene los mismos desniveles que el Dragon Khan y los kilómetros de carril bici se reducen a un tramo del Paseo Marítimo (que la gente piensa que es todo el paseo, pero ni de coña), este medio de transporte seduce bien poco por lo escaso de su pragmatismo.

(más…)

Mangiare a Rimini o: How I Learned to Stop Worrying and Eat Like a Pig

Muchas son las cosas que mi piacciono de Italia, entre ellas un argumento de peso: su gastronomía, su deliciosa gastronomía. Visites la ciudad que visites en la Península Itálica, siempre te vas a llevar un grato recuerdo de su comida. Ahora inmerso en la cultura italiana, incluso una ciudad turística como Rímini tiene una rica variedad en su menú lo suficientemente apetitosa como para acabar cebadísimo si no tienes control en tu dieta diaria. A continuación comentaré un poquino sobre las delicias culinarias que he podido saborear estos días:

(más…)