Videojuegos

Top 5 de Minijuegos adictivos

No es la primera vez que comento que Internet es una devoradora insaciable de tiempo útil. Y tal como está el percal, con gente aburrida y ociosa, nos vamos enganchado a esta dronga de redes sociales, series y diversión gratuita por un tubo. Ahora no le estoy destinando tanto tiempo como antes -va por rachas- pero aquí os dejo mi selección personal de juegos chorra que tan endiabladamente adictivos.

1- Angry Birds (2009, Rovio Mobile). Un juego que no necesita presentación de ningún tipo. Dispones de un tirachinas chantado en el suelo desde donde lanzar pajarracos de distintos colorines y propiedades para destrozar sin piedad cerdos verdes ladrones de huevos. Absurdo, simple y efectivo, tanto como las batallas del Worms (1994, Team17). En Google Chrome lo podéis encontrar, para los que no dispongan de dispositivos móbiles.

2- VXR Racer (Freeloader). Posiblemente, el juego flash que más emociones me ha deparado. En primero de carrera tuve duelos antológicos con mi amigo Iván hasta el punto de dar vergüenza en el aula de ordenadores de la facultad (y reverdecer laureles con Mindo en Rímini años después). Siete circuitos, cinco vueltas, un único vencedor. Recomendable jugar acompañado, aquí el enlace.

3- Portal: The Flash Version (Newgrounds, Armor Games). El Portal es un videojuego de lógica, cuyas pruebas y retos se van resolviendo fundamentalmente a través de agujeros espaciotemporales con un arma capaz de crearlos. Por lo visto, las dos entregas son la leche, pero como a mí me va lo sencillito y prefiero no entregarme a lo duro para ser un yonki de la saga, me basta con la versión flash.

4- Doodle Jump (2009, Lima Sky). Otro juego de dispositivo móbil más fácil que el mecanismo de una rueda y adictivo de narices. Un marcianito verde que no para de saltar de plataforma en plataforma y has de guiar girando el iPod, smartphone o donde juegues, hasta intentar llegar muy alto. Hay otras versiones para jugar por ordenador, pero teclear en las flechitas o mover el ratón no tiene la misma emoción.

5- Plants Vs. Zombies (2009, PopCap Games). Un juegazo como la copa de un pino. Estás en el jardín de tu casa, hordas de zombies se dirigen a tu hogar. Con la ayuda de solecitos que van apareciendo, cultivas plantas que pararán el ataque de los muertos vivientes. Otro juego absurdo, mecánica sencilla, un apartado gráfico que invita a jugar y una dificultad que va in crescendo hasta quedar prendado. Además, el sistema de guardado es automático y la partida se detiene cuando no es la ventana principal de tu escritorio, para evitar la desesperación del jugador. Ósom.

Top de Música de Videojuegos

La nostalgia me acecha y últimamente vienen a mi recuerdo varias de las melodías de los juegos nintenderos con los que viciaba en mi adolescencia. Más allá de la maravillosa jugabilidad que tenían todos ellos, el apartado musical me parece de quitarse el sombrero en casi todos… A continuación haré un minilistado de melodías que bien valdrían un playlist en un reproductor musical:

Saria’s Song (Zelda: Ocarina of Time – N64). Como juego, a pesar de la leyenda de este en concreto, me fascinó mucho más WindWaker, aunque esta melodía la llevo pegada como un chicle desde hace ya bastante tiempo…

Final Boss Music (Donkey Kong Country – SNES). Probablemente, uno de mis jefes finales favoritos, de un juego absolutamente recomendable e imperecedero a través de los tiempos. King K. Rool es un bicho de mucho cuidado, y la melodía pirata que se va transformando en pastilleo es la leche.

Water Theme (Super Mario 64 – N64). Otro juegazo. Y al igual que las fases acuáticas del Donkey Kong Country, la música era tan relajante que es recomendable meterse en la bañera y dejarla puesta para alcanzar el Nirvana.

Platforms A Plenty! (Super Mario Sunshine – Gamecube). Es escuchar esta version a capella de una de las clásicas canciones de Super Mario y recordar los travellings de las pantallas de plataformas más jodidas y enrevesadas que tuve que superar para conseguir un maldito Sunshine.

Dr. Mario Theme Song (Super Smash Bros – Gamecube). La versión cañera que se marcaron para el juego de lucha más molón de Nintendo (¿alguien ha dicho infantil? ¡Iros al Infierno!) también se niega a abandonar mis recuerdos.

Route 1 Theme (Pokemon Blue/Red – Gameboy). No es ni mucho menos espectacular, pero tantas horas de juego y lo pegadizo de la canción hacen que la incluya en esta minilista. Que incluso suena en un cochecito para niños que tienen en el Puerto de Ocio…

Rainbow Road (Mario Kart 64 – N64). Evidentemente, no podía acabar esta selección sin incluir algún tema de la saga por antonomasia de mi selección particular…